La Intelectualidad de Izquierda y sus Inconsecuencias Olímpicas (by @TheLonelyWlker)

Hace tiempo atrás publiqué en mi blog personal un artículo de opinión titulado ¿Tener Conciencia de Clase o No Tener Conciencia de Clase? He ahí el Dilema donde argumentaba sobre la incapacidad que han tenido los partidos de izquierda para lograr que las masas de trabajadores adquieran conciencia de clase, y esta realidad es una de las razones fundamentales por las que estamos observando el apocalíptico retroceso que vivimos en nuestra Abya Yala.

Quizás deberíamos reinterpretar la categoría marxista de clase trabajadora y actualizarla a clase dominada o clase explotada para de esta manera lograr incluir a todos los grupos que luchan por su emancipación, pero sin descartar el principio dialéctico de la Lucha de Clases y seguir trabajando para agudizar esta contradicción siempre presente hasta que finalmente logremos la liberación que sería el pináculo del socialismo.

No se entiende cómo o por qué la izquierda ha fallado en la construcción del discurso adecuado para concientizar a las masas, solo a la luz de los hechos podemos elucubrar un par de posibles respuestas (además de las mencionadas en el artículo citado).

La primera es la inmensa dificultad con la que escriben los intelectuales de izquierda, quienes se supone son la vanguardia teórica, estas personas escriben para leerse a sí mismo, ahora toca ver si ellos mismos entienden lo que han escrito. Hay miles y miles de páginas de teoría marxista, lucha de clases, socialismo, etc., pero en términos generales ¿quién las entiende?

Si el público objetivo son los trabajadores y las clases populares, ¿por qué los intelectuales de izquierda escriben para que solo burgueses los entiendan? Solo escriben con términos realmente difícil de entender y conceptualizaciones muy elevadas. Solo conozco una autora que ha intentado traducir este lenguaje nebuloso a términos que puedan ser entendidos por el proletariado, ella es Martha Harnecker.

Además de esto, tampoco vemos que los miembros de los partidos de izquierda hagan algo para acercarse a los trabajadores y tratar de aterrizar estas teorías tan elevadas a las personas que son objeto de tantas excentricidades terminológicas. ¿Cómo podemos pedir que las personas explotadas tengan conciencia de clase si no saben lo que significa?

Los intelectuales de izquierda ya deben de salir de esa especie de Monte Olimpo donde viven y acercarse a la realidad de los sectores más vulnerables, porque solo entendiendo su realidad, serán capaces de escribir de forma consecuente.

Lo planteado en el párrafo anterior nos lleva a la segunda posible respuesta que se desea expresar, que es la absoluta inconsecuencia de los políticos, intelectuales y activistas de izquierda. Existe una completa desconexión entre estas élites de izquierda y la clase trabajadora. Lo más contradictorio es que muchos de estos individuos salieron de los sectores populares, pero cuando llegan a posiciones privilegiadas ya sea por la burocracia, la academia o en ONGs lo primero que hacen es pretender escalar en el status social.

No podemos concordar con las diferentes incoherencias ideológicas de los intelectuales de izquierda en Brasil y en los diferentes países que escriben contantes artículos de opinión respaldando a los mal llamados “gobiernos progresistas” y que muchas veces pagados escriben traicionando principios que años atrás defendían y que es la principal causa del avance del salvaje fascismo en América Latina.

Pero a eso sumamos, la posición de otros generadores de opinión de izquierda que llaman a todos los demás a hacerse autocrítica, pero ellos mismos se niegan a mirarse a sí mismos. Como es el caso de aquellos intelectuales de izquierda que critican fuertemente al gobierno de la Revolución Ciudadana, pero no se autocritican el hecho de que fueron ellos quienes convirtieron en líder y en mito, a un fulano que nunca había militado en la izquierda y que de lejos tenía insalvables carencias ideológicas.

Lograr la completa emancipación frente a este sistema capitalista opresor y salvaje es en realidad muy difícil cuando la misma izquierda está desorientada, cuando sus líderes e intelectuales viven en el Olimpo y son incapaces de interpretar el sentir de quienes deberían conformar su base social.

Es la izquierda misma que con sus incoherencias ideológicas (prácticas y teóricas), labra el terreno y deja la mesa servida para que los Bolsonaros de toda nuestra Latinoamérica se fortalezcan, y así retrocedamos siglos en cuanto a los derechos y reivindicaciones que han costado muchas vidas de camaradas de base que han luchado en las calles y plazas.

Es hora de alzar la mirada y contemplar el ejemplo de Mons. Óscar Arnulfo Romero, quien siendo un burgués miembro del Opus Dei, supo ver y entender la realidad de los más pobres y vulnerables, y dejó las seguridades de su posición para ser consecuente y coherente hasta el punto de ofrendar su propia vida, algo que no se ve hoy en nuestros intelectuales de izquierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s