Un Doloroso Retroceso (by @TheLonelyWlker)

En la actualidad estamos siendo testigos de una de las más violentas arremetidas de la derecha continental, siempre apoyada por los tentáculos imperiales que se mueven bajo la sombra de la camaleónica CIA. No es de sorprenderse que muchos de los eventos negativos (incluyendo casos de corrupción, atentados terroristas y secuestros) que hemos presenciado en los últimos meses estén manchados por la pestilencia del norte para ir construyendo el escenario adecuado para su gran retorno a su “patio trasero”.

Sin embargo, el gobierno del norte conoce muy bien a sus vasallos y sus debilidades. Conoce que la fragmentada burguesía criolla siempre está sedienta de las millonarias migajas que puede obtener al estar al servicio de los intereses imperiales, es decir, tener el libre albedrío de hacer y deshacer dentro de los países periféricos, siempre y cuando cumplan con ciertas condiciones impuestas desde la metrópoli imperial.

izquierda

Pero también conoce a la aún más fragmentada izquierda pseudo-revolucionaria de nuestros países del sur, a lo largo de la Guerra Fría los agentes imperiales han demostrado la eficacia y la efectividad que han tenido para infiltrar y escindir a sindicatos y partidos de izquierda hasta finalmente volverlos funcionales a sus intereses.

Han pasado décadas haciendo lo mismo, y aun así nuestros monjes izquierdistas en la ceguera que provoca su ortodoxia no les permiten ver que el problema no son las tácticas imperiales, sino que el problema es su inherente incapacidad de autocrítica. Aquí quiero hacer uso de un pensamiento del socialista latinoamericano Álvaro García Linera: “…una piedra rompe un vaso de vidrio no por su dureza, sino por la debilidad del vidrio.” Es decir, que si nuestros partidos de izquierda fueran suficientemente fuertes, no hubiera piedra que los rompa.

Luego de haber pasado décadas debatiéndose hacia dónde mirar, si la Unión Soviética o la China, y luego de llevarse la más dura desilusión con la caída del Socialismo Real como hegemón  ideológico del bloque soviético, y como consecuencia el alzamiento de Estados Unidos como única potencia mundial.

En medio de esta suerte de vacío existencial, surge una lucha movilizadora que no nace de los monásticos partidos de izquierda, sino del pueblo organizado. Aquel pueblo que nunca tuvo espacio real en las altas dirigencias partidistas, sindicales y gremiales. Aquel pueblo que siempre fue visto con ojos paternalista por los dirigentes tantos de izquierda como de derecha.

Este pueblo, sin necesariamente tomar consciencia de su condición de dominado, se alzó frente a la coyuntura del momento cuando en franco avance el neoliberalismo iba arrasando con el Estado y las diferentes instituciones que proveían los servicios y garantizaban sus derechos como parte de la sociedad. Estas luchas se llevaron a cabo con el pueblo a la cabeza y parcialmente alcanzaron sus objetivos.

Pero aún no habíamos aprendido nada, volvimos a caer en uno de los más graves errores nos volvimos fervientes creyentes de los mesianismos. El pueblo como tal entrego el producto de sus luchas a líderes que en algunos casos usurparon el discurso socialista de izquierda, y entonces este pueblo sin consciencia de clase dominada se desmovilizó, la mal llamada Revolución se burocratizó y observamos una perversión del proceso que llevo a una suerte de neo-estalinismo (Samuele Mazollini lo llamó Nacional-Estalinismo).

Lo más triste de todo esto es que mientras se mantenía y se defendía fuertemente un discurso de izquierda y progresista, en la realidad se mantenían intactas las bases económicas y la supraestructura de la sociedad.

En cuanto la correlación de fuerzas, había variado en el sentido de que apareció una nueva fracción de la derecha que surge a la sombra del Estado y que puede dividirse en dos sub-clases altos funcionarios que ejercían funciones de confianza en base a amistades o para pagar favores políticos, y por el otro lado ciertos grupos de intelectualoides de izquierda que se beneficiaron de las becas estatales y que forman parte de la nueva clase burócrata meritocrática.

Sin embargo, la correlación de fuerzas para el pueblo y sus organizaciones sociales quedo terriblemente debilitada, ya que dentro de este neo-estalinismo se comenzó a ejercer una suerte de control estatal y represión frente a cualquier posición antagonista especialmente frente a aquellas medidas gubernamentales que tenían que ver con la explotación de los recursos naturales y su posterior entrega al imperio naciente, China.

Como podemos ver hay que ser verdaderamente cínicos para venir hoy a hablar de traición cuando la primera y única gran traición surge por el hecho de usurpar las luchas populares de décadas anteriores, de desmovilizar al pueblo organizado y crear organizaciones alabadoras del régimen, por dejar intacta la correlación de fuerzas y fomentar una nueva burguesía que surge a la sombra del Estado, y lo peor de todo someter a nuestros países a una nueva forma de vasallaje al servicio de los intereses de China cuya Razón de Estado, también es el imperialismo pero con otra dinámica y modalidad.

Latinoamérica perdió la gran oportunidad histórica de fortalecer un proceso socialista que no tenga retorno y que nos permita construir una potente Integración Regional para hacerle frente al gigante imperial del norte, y sin embargo hoy vemos exacerbadas estas debilidades de quienes se auto-declararon los mesías de la Revolución Continental.

Más allá de una tímida redistribución de las riquezas por los altos precios de los recursos naturales en su momento, y que también sirvió para la implementación de una gigante obra pública, que siendo muy necesaria para nuestras naciones también encubrió la sistémica corrupción en aquellos que se enarbolaron como el ejemplo de transparencia.

A pesar de todo esto, los monjes ortodoxos artífices del mesianismo fundamentalista son incapaces de ver y aceptar que son ellos mismos los que, incapaces de realizar un análisis dialéctico de la realidad, han labrado con sus propias manos los surcos por donde el imperio del norte está sembrando esta recomposición revanchista de la derecha continental.

Por ahora, nos queda Uruguay como verdadero ejemplo de lo que debería ser una democracia socialista. Seguiremos con expectativa los desarrollos electorales de Colombia, México y Brasil. Esperaremos a ver en que desemboca la decadente “Revolución” en Venezuela; también nos queda observar y analizar cómo se siguen agudizando las contradicciones inherentes al proceso Sandinista que al parecer también estuviera desembocando en una suerte de neo-estalinismo, y quizá esperar que de una forma u otra Bolivia con sus limitaciones pueda quizá liderar la defensa de nuestras tierras frente al flagrante avance imperial.

Entierro-izquierda-620x310

Tenemos que seguir con atención como se desarrollan los eventos en Medio Oriente en especial en Siria y la Guerra Económica entre China y los Estados Unidos, ya que esta lucha entre las tres grandes potencias mundiales (Estados Unidos, China y Rusia), incidirá en qué tanto va pretender el imperio del norte penetrar nuestras fronteras para fortalecer su posición geoestratégica, no va a ser tan fácil ya que China tiene muchas inversiones e intereses en nuestra región, y lamentablemente nos tocará solo ser observadores de cómo se reparten nuestras riquezas.

Con lo que se puede concluir el análisis hablando de la tan mentada Soberanía de la que tanto hablan los radicalistas progres, hay que ser absolutamente ciegos como para no entender que la soberanía como tal no existe al 100%. Nuestra región forma parte de la Periferia dentro del Sistema Mundo, por ende difícilmente vamos a tener nunca soberanía.

Lo que si debemos hacer es tener consciencia de nuestra condición y saber movernos dentro del margen de libertad que tengamos, para poder sacar lo mejor posible y que esto beneficie de manera directa a nuestro pueblo, pero esto comenzará cuando un gobierno revolucionario (que nunca hemos tenido) se dedique a afectar efectivamente a la correlación de fuerzas de nuestros países. Y eso solo sucederá cuando sea el mismo pueblo quien tome las riendas de su destino sin la necesidad de inventarse mesías salvadores. SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO.

Licencia de Creative Commons
Un Doloroso Retroceso by Luis Miguel Córdova Soria is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

One thought on “Un Doloroso Retroceso (by @TheLonelyWlker)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s