Espectros de Ciudad: Faunos del Manglar (by @ThelonelyWlker)

estero y manglar 2

La veraniega tarde transcurría tranquila, mientras la suave brisa vespertina corría por las calles levantando el polvo de la ciudad. Los oficinistas comenzaban a bajar de los altos edificios de oficinas, para comenzar el rutinario camino a casa.

Él ya se encontraba sentado en la banca esquinera que se encontraba al pie del banco donde trabajaba su amada, como siempre dispuesto a esperarla porque cada minuto de espera valía la pena, cuando ella finalmente bajaba y se lanzaba a sus brazos y lo besaba con todo el amor que nacía de su ardiente corazón.

Ellos dos iban caminando en dirección al Estero, con la Ría a sus espaldas y el sol cayendo de frente, la tarde tomaba ese mágico tono naranja que convertía en idílico su caminar. Cientos de cabezas subían y bajaban en ambas aceras de la avenida principal, pero el sentimiento que los envolvía los hacía crearse un universo paralelo en el que ellos eran los únicos caminantes.

Atravesaron el parque central franqueando la Columna de los Próceres, y ni el bullicio de los vendedores y predicadores, ni lo grotesco de ciertos personajes que a esa hora pululan por el sector los hizo salir de aquella burbuja que los transportaba. Tomados de la mano el Universo entero, solo eran los dos.

Y el sol único testigo de su idilio, iba cayendo más y más detrás de la baja cordillera que va dibujando su recorrido a través de las líneas que dibujan los mangles que se apilan a la ribera del Estero, y finalmente su caminar los llevo a su destino.

La noche los acogía, mientras un mítico canoero del bien amado Estero los esperaba, en la orilla a un lado del puente de la remembranza liberal, y se embarcaron en aquella canoa iluminada, en medio de la ya oscura noche. En medio, de aquel vaho salobre la canoa se fue internando en la oscuridad, de las ramas de mangle que se iban abriendo para dejar pasar a la pareja y a aquel canoero descendiente de Don Goyo.

Se hicieron uno con los cangrejos y las jaibas, porque la ruta al hogar era inexorablemente esa necesaria unidad con la naturaleza circundante de la ciudad que les daba su razón de ser, el manglar les brindaba su sabia y los cubría en la noche eterna de su fantasmal peregrinar por la ciudad.

by @TheLonelyWlker
Licencia de Creative Commons
Espectros de Ciudad: Faunos del Manglar by @TheLonelyWlker is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s