Mis historias del norte I: Los Extraños Compatriotas (by @TheLonelyWlker)

En algún momento de la siempre recordada juventud, el destino que siempre traza sus caminos de formas insondables me llevó por un derrotero que en ese entonces anhelaba con ansias, la brújula de la vida marco su dirección hacia al norte, y fue así que llegué a la península de la Florida, en aquel huracanado año en el que el turbulento clima tropical de aquellos lares me recibió con tres ciclones casi seguidos.

Mi pensamiento inicial era una estadía corta, luego de haber trabajado sin pausa por alrededor de 4 años seguidos. Sin embargo, estando allá en las tierras pantanosas del Cacique Osceola teniendo variados y diferentes diálogos con familiares, me fui emocionando con la idea de quedarme.

Es pos de esta ilusión juvenil, me dedique a buscar la forma legal de quedarme, lo hice siempre dentro del marco de la ley norteña ya que nunca fue mi intención convertirme en un fantasma migrante. Encontrando así la forma de permanecer en esas latitudes en calidad de estudiante internacional, realicé todos los trámites que correspondían.

Pero la dura realidad es siempre una constante y siempre nos lleva a estrellarnos con el hecho de que nada es gratis en esta vida y había que buscar los medios para no ser una carga para nadie, porque bien decían las abuelas que “el muerto a los tres días apesta.”

eola_park

Pues surgió una oportunidad necesaria para experimentar el “American Dream” de forma completa, mi primer trabajo en el centro de la Florida fue de lavaplatos. Mi insensata e inocente alegría nació al saber que el dueño era de mi misma nacionalidad, GRAVE ERROR de mi parte.

Pues no resultó ser como yo me imaginaba que por el sentido patrio los conciudadanos que viven en el extranjero deberían ser solidarios los unos con los otros. Más sin embargo, la tétrica realidad es que en extrañas tierras es donde más se evidencian taras mentales como el regionalismo. Y es así como este humilde servidor, perdió su nombre propio por tres meses y pasó a ser simplemente “EL MONO.”

Pero no todas las personalidades son iguales de sumisas, y tampoco no todos los temperamentos tienen el mismo aguante, y tampoco la necesidad era tal como para permanecer más tiempo sometido a semejantes humillaciones y vejámenes. Y llegó aquella noche en la que mi espíritu rebelde no soportó más, y salió de mi lo peor de mi personalidad y con el mismo o peor regionalismo con el que fui maltratado por tres meses, mandé al dueño del restaurant a masticar pasto (lo digo así, porque ninguna de las palabras que utilicé esa noche es digna de tan amable audiencia lectora como lo son ustedes).

Y con toda la facha de lavaplatos, sucio y sudado, salí por la puerta del frente de este restaurant, que en aquel entonces era uno de los más caros y exclusivos de aquella inolvidable ciudad. En mi caminata triunfal por la Orange Avenue, fui acompañado por un pequeño grupo de hombres indigentes veteranos de la guerra de Vietnam, a quienes a escondidas, mientras sacaba la basura, les daba comida (que muchas veces los clientes dejaban intacta).

Resultó ser que mis mejores amigos y quienes se convirtieron casi en mi familia durante aquellos años de exilio, fueron personas que no tenían nada que ver conmigo ni en lo cultural, ni en la nacionalidad y peor aún ni en lo étnico, pero eso ya es material para otro microrrelato.

@TheLonelyWlker

 

 

9 comentarios sobre “Mis historias del norte I: Los Extraños Compatriotas (by @TheLonelyWlker)

  1. ¡Impresionante! Duele admitir que muchos compatriotas que se van “al otro lado” llegan a sentirse “soy mejor” que los que se quedan, aunque fue muy lindo ver quiénes estuvieron verdaderamente contigo al final del relato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s