LAS ELECCIONES DE RECTOR EN LA UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL (Por Jorge Díaz Terán)

¿Que se juega en la UG en este proceso eleccionario?

Me atrevo a afirmar: ¡Lo mismo que en el país!

Si la plutocracia y la oligarquías -social cristiana y otras-, así como las ultraderechas bancaria y empresarial y en general los explotadores del pueblo, dicen que el país tiene que cambiar, sin lugar a dudas que no será a favor de los cuenta ahorristas, de los pequeños empresarios y emprendedores, del pueblo trabajador y de los explotados de la patria, sino en favor de sus protervos intereses personales y de grupo (“de clase”). Dicho en otras palabras, claman por el retorno del neoliberalismo y su época oscura, miserable, de atracos, de explotación inmisericorde e irracional de recursos naturales y humanos y de indignidad humana y social, porque es su hábitat natural.

mcs2De igual manera, si esta ultraderecha dice qué hay que cambiar la Universidad, no será para beneficio de los hijos del pueblo y de la patria, sino para convertir otra vez a nuestra Alma Mater, en refugio de mafias y delincuentes, para trocar corruptamente la educación en negocio y lucrar de ella, pues, el retorno del neoliberalismo, transformará todo el quehacer educativo universitario -como antes de la Intervención-, en lucrativos negocios cuyas ganancias fraudulentas permiten rápidos e ilícitos enriquecimientos.

Cierto que la Comisión Interventora en sus tres años de gestión ha dejado mucho que desear, mucho más en su primera fase –matizada con probables actos de corrupción- hasta la expulsión afrentosa de aquel Rector “compra títulos” que nos causó tanta vergüenza. Hemos sido muy críticos con estos hechos que le han pasado factura sobre todo al gobierno  y más en esta época electoral.

Cierto es también que la designación a dedo de autoridades omnímodas en las diferentes Unidades Académicas (eliminando Consejos Directivos y Académicos), ha producido en ellas algún grado de deterioro académico y administrativo, que se ha querido disimular con un abrumador control de eficiencia matricial, que desvía la atención de los profesores de sus verdaderas tareas académicas, de docencia e investigación y lo mantiene ocupado, tratando, deliberadamente o no, de “estupidizarlo”, para evitar su reflexión y pensamiento crítico.

Lo contradictorio es que esas mismas autoridades incapaces y prepotentes, manifiestan en los hechos su interés de perennizarse en los cargos y, eso está incidiendo en el cambio de la intención de voto de profesores, estudiantes y trabajadores.

No obstante, votar por odio a la CIFI, y sus eventuales errores no debe ser el comportamiento de la comunidad universitaria responsable. Esta vez más que nunca se debe votar por amor a nuestra Universidad.

Para ello, identificar a los candidatos que dirigirán a la Universidad más grande y progresista del país es nuestro primer deber de universitarios, de intelectuales, de académicos, de científicos, de estudiantes y de maestros de enorme calidad. Los fuegos artificiales y las ofertas demagógicas no deben obnubilarnos. El derroche de dinero en propaganda, debe más bien, llamarnos la atención sobre quienes están “invirtiendo” y para qué, sin olvidar que la gente de negocios recupera la inversión con réditos.

El modelo de Universidad propuesto por el gobierno de la Revolución Ciudadana a través de la CIFI y ahora por el candidato Galo Salcedo, no es perfecto, pero es el único viable, y se está ejecutando mal o bien, siendo por supuesto perfectible con la participación de los diferentes estamentos que conforman la UG, en las nuevas circunstancias que estarán marcadas por la elección de autoridades, la salida de la CIFI y el retorno de la Universidad a su cauce democrático en lo político y de autonomía en lo académico-administrativo-financiero.

No hemos visto que los otros candidatos hayan presentado su Proyecto de Universidad, más bien han enfilado su campaña hacia votar por el odio.

Suerte a la Universidad de Guayaquil en esta nueva jornada, que no será la decisiva, pues, asi como el Ave Fénix, se ha levantado de sus cenizas en muchas ocasiones, para constituirse en la atalaya del saber, la ciencia, la técnica, la cultura y la producción, pero sobre todo de la rebeldía popular, para seguir avanzando en el proceso emancipatorio de nuestro pueblo; así como el Ave Fénix, decía, en cualquier circunstancia –aunque fuere la peor, que esperamos no suceda-, lo volverá a hacer, se volverá a levantar, a erguirse soberbia y orgullosa para el cumplimiento de su misión, una y otra vez, y por siempre.

 

Guayaquil, 25 de octubre de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s