Valor de Uso vs. Valor de Cambio: el Riesgo de Mercantilizar la Soberanía en Tiempos de Crisis (by @TheLonelyWlker)

karl-marx-adam-smithAdam Smith y Carlos Marx, los padres de los dos modelos económicos vigentes en la actualidad, definieron desde sus perspectivas los conceptos de Valor de Uso y de Valor de Cambio. A continuación plantearemos las dos definiciones:

“Adam Smith, en su libro La Riqueza de las Naciones, en el capítulo IV sobre El origen y uso de la moneda, afirma que el valor tiene dos significados diferentes: ‘Unas veces se expresa como la utilidad que tiene un objeto particular; y otras veces, se expresa como la capacidad que se deriva de la posesión de dinero’ (Smith, 2005: 47). Al primero llama valor de uso y al segundo llama valor de cambio.”

La utilidad de un objeto lo convierte en valor de uso. Pero esta utilidad de los objetos no flota en el aire. Es algo que está condicionado por las cualidades materiales de la mercancía y que no puede existir sin ellas. Lo que constituye un valor de uso o un bien es, por tanto, la materialidad de la mercancía misma… Y este carácter de la mercancía no depende de que la apropiación de sus cualidades útiles cuesten al hombre poco o mucho trabajo. Los valores de uso forman el contenido material de la riqueza, cualquiera que sea la forma material de ésta. En el tipo de sociedad que nos proponemos estudiar, los valores son, además, el soporte material del valor de cambio.”  (Marx, 1979: 4)

Como vemos estos dos estudiosos de la economía política plantean como básico en las sociedades actuales los términos trabajo, mercancía, valor de cambio y  valor de uso, cada uno desde sus posiciones filosóficas individuales. El problema se suscita cuando la aplicación práctica de estos conceptos se vuelve una práctica dogmática, que es lo que ha sucedido con el neoliberalismo salvaje de los Estados Unidos y con el comunismo de la Unión Soviética, cada modelo aplicando los preceptos económicos, tanto de Smith como de Marx, de forma ortodoxa.

Sin embargo, si es que la izquierda latinoamericana ha aprendido algo es que no se pueden aplicar recetas al pie de la letra en las diferentes sociedades, sino más bien es la habilidad de los dirigentes de usar estas herramientas conceptuales, para privilegiar el Valor de Uso sobre el Valor de Cambio, lo que no implica la desaparición absoluto de éste último:

“Si se da lo contrario, el predominio del valor de uso, eso cambiará toda la filosofía económica por que la economía no será definida como la actividad que permite producir un valor agregado absorbido por los intereses privados, sino que la economía es la actividad que permite reproducir la base necesaria a la vida física, espiritual, cultural de todos los seres humanos de este mundo. Si en eso consiste la definición de le economía cambiamos totalmente el sistema. Legalmente significa poner la economía al servicio del hombre, es decir, reinsertar la economía en la sociedad.” (Houtart 2008: 50)

En este sentido nuestra lucha no debería ser la destrucción radical de la propiedad privada, sino lograr que esa misma propiedad privada esté al servicio de la sociedad, para lograr este propósito debemos lograr vencer el Fetichismo de las Mercancías. Pero esta ruptura ideológica no solo debe darse en el sector privado, sino también desde el Estado. Como nos dice René Ramírez, hay ciertos bienes que no son y jamás podrán ser mercancías, por más que la sociedad o el Estado pretendan asignarles un Valor de Cambio:

“Por el contrario, lo que proponemos es buscar aquel ‘bien’ (en tanto no mal y no cosificación monetizada o utilitaria) que tenga valor en sí mismo. En ese marco, la propuesta de la socio-ecología política del vivir bien es aquello que va más allá del valor de uso (marxismo) o de cambio (capitalismo) es ‘la vida’ dado que siempre tiene valor en sí misma y no por el uso que se le otorga o por el valor en el mercado. De hecho, en la valoración marxista se tiene ‘más valor de uso’ en tanto procura más vida y no cualquier tipo de vida sino una vida digna” (Ramírez, 2015)

Además de la vida existen otros bienes a los que no se les puede asignar valor de uso o de cambio, debido a que ellos mismos en sí tienen valor intrínseco que es inconmensurable, uno de ellos que es de vital importancia es estos tiempo de crisis es la SOBERANÍA, y de acuerdo con Jean Jacques Rousseau, el pueblo es el SOBERANO dentro de un Estado:

“Esta persona pública, que se constituye mediante la unión de todas las restantes, se llamaba en otro tiempo Ciudad-Estado, y toma ahora el nombre de república o de cuerpo político, que sus miembros denominan Estado, cuando es pasivo, soberano cuando es activo y poder al compararlo a sus semejantes. En cuanto a los asociados, toman colectivamente el nombre de pueblo, y se llaman más concretamente ciudadanos, en tanto son participes de la autoridad soberana, y súbditos, en cuanto están sometidos a las leyes del Estado” (J.J. ROUSSEAU 361-362)

Y de acuerdo a la Constitución del 2008, se determina que los activos estratégicos del Estado, como las Hidroeléctricas y los servicios públicos, están bajo la SOBERANÍA del pueblo. Por lo que es imprescindible que en estos tiempos de crisis no caigamos en el Fetichismo de las Mercancías y no convirtamos a la Hidroeléctrica Sopladora o  CNT en meras mercancías para obtener recursos debido a la caída de los precios de los commodities y la apreciación del dólar.

La SOBERANÍA del pueblo sobre los sectores estratégicos del Estado es un bien que no tiene ni valor de uso ni valor de cambio, es algo que no se puede negociar. Darle un valor de cambio sería irnos en contra de lo que hemos venido predicando durante los últimos 10 años, sería abrirle las puertas una vez más a la larga noche neoliberal, sería aplicar la más pura de las recetas del Consenso de Washington.

Por lo que demandamos al Gobierno Nacional que busque otras alternativas, antes que la venta de la Hidroeléctrica Sopladora, como por ejemplo una operación financiera llamada TITULARIZACIÓN DE FLUJOS FUTUROS, donde se obtiene un crédito en contra de la producción futura de energía eléctrica, a través del cual se obtienen los recursos necesarios, pero sin perder la SOBERANÍA sobre este bien estratégico, como lo propone la exministra Katiuska King.

Lcdo. Luis Miguel Córdova Soria

Email: lcordova18@hotmail.com

Twitter: @TheLonelyWlker

Web: https://noaladomesticacion.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s