La epidemiología crítica y el TITANIC (by @TheLonelyWlker)

A lo largo de este trimestre hemos estudiado como le Epidemiología Crítica se diferencia de le Epidemiología Convencional desde el punto de vista con el que analiza la relación salud-enfermedad. Se propone desde la perspectiva de la Determinación Social de la Salud que los fenómenos estudiados no solamente son el resultado de determinados factores aislados entre sí, sino más bien una combinación altamente compleja de factores no estáticos que tienen una relación dialéctica.

De esta forma la Epidemiología Crítica plantea que las relaciones de poder entre las diferentes clases sociales son las que determinan los perfiles epidemiológicos en la sociedad, por esta razón las clases dominadas son las que en términos generales sufren con más frecuencia los efectos adversos que conducen a la presencia de diversas enfermedades infectocontagiosas y crónico-degenerativas.

Lo sucedido con el Titanic es buen caso de estudio para observar como la relación de clases sociales tiene mucho que ver con la incidencia de la mortalidad de los 2.201 pasajeros que abordaron este buque transatlántico en 1912. Es por todos conocido que la compañía naviera había dividido los espacios de ocupación del buque de acuerdo a la clase social de los pasajeros.

Como lo relata Daniel Samper Pizano: “Además en sus ostentosas cabinas viajaban varios de los más poderosos multimillonarios de Inglaterra y Estados Unidos: los Astor, los Guggenheim, los Straus, los Widener…” (Samper Pizano 2012), de la misma manera que viajaban trabajadores y sus familias, en la segunda y tercera clase, que se dirigían a los Estados Unidos huyendo de las condiciones de miseria que existían en ciertas regiones deprimidas de Europa.

A continuación haremos una revisión numérica de la mortalidad de acuerdo al sexo, clases sociales y una combinación de ambas variables.

TABLA # 1: MORTALIDAD SEGÚN CLASE SOCIAL EN EL TITANIC – 1912

CLASE SOCIAL TASA DE MORTALIDAD TOTAL DE CLASE FALLECIDOS X

CLASE

Burguesa 37.54 325 122
Media 58.60 285 167
Trabajadora 75.49 1591 1201
Total 67.70 2201 1490
Fuente: Dawson, Robert, Journal of Statistics Education 3 (3), 1995
(“Provincial Archives of Nova Scotia” “Board of Trade Inquiry Report 1990”)

Como se puede apreciar en la Tabla 1, la clase trabajadora tuvo una tasa de mortalidad dos veces mayor que la clase burguesa.

TABLA # 2: MORTALIDAD SEGÚN GÉNERO EN EL TITANIC – 1912

GÉNERO TASA MORTALIDAD TOTAL DE GÉNERO FALLECIDOS X

GÉNERO

Masculino 78.80 1731 1364
Femenino 26.81 470 126
Total 67.70 2201 1490
Fuente: Dawson, Robert, Journal of Statistics Education 3 (3), 1995
(“Provincial Archives of Nova Scotia” “Board of Trade Inquiry Report 1990”)

En la Tabla # 2, podemos apreciar que la tasa de mortalidad femenina es casi tres veces menor que la tasa de mortalidad masculina.

TABLA # 3: MORTALIDAD SEGÚN GÉNERO X CLASE SOCIAL EN EL TITANIC – 1912

CLASE SOCIAL GÉNERO MORTALIDAD TOTAL DE GÉNERO X CLASE FALLECIDOS X GENERO X CLASE
Burguesa Femenino 2.76 145 4
Masculino 65.56 180 118
Subtotal 37.54 325 122
Media Femenino 12.26 106 13
Masculino 86.03 179 154
Subtotal 58.60 285 167
Trabajadora Femenino 49.77 219 109
Masculino 79.59 1372 1092
Subtotal 75.49 1591 1201
Fuente: Dawson, Robert, Journal of Statistics Education 3 (3), 1995
(“Provincial Archives of Nova Scotia” “Board of Trade Inquiry Report 1990”)

En la Tabla 3, podemos apreciar como en la clase burguesa y media la tasa de mortalidad femenina es bastante baja con respecto a la tasa de mortalidad masculina, sin embargo en la clase trabajadora esta tasa de mortalidad femenina se dispara, pero aun así mantiene una diferencia significativa (30%) con respecto a la tasa de mortalidad masculina de la clase trabajadora. En cuanto a la tasa de mortalidad masculina, se observa que los valores en la clase media y trabajadora se mantienen relativamente cercana, mientras que en la clase burguesa hay una diferencia significativa (alrededor del 15% y 20% respectivamente).

Es evidente que había una clara separación de acuerdo a las clases sociales como nos lo relata Miguel Ángel Majadas:

“Los pasajeros de primera clase podían elegir los estilos decorativos para sus camarotes y disfrutar durante la travesía de gimnasio y piscina… Los de primera clase estaban separados de la tercera clase por unas verjas metálicas que en la noche del naufragio aisló a los camarotes inferiores, convirtiendo esa zona en una enorme ratonera para los pasajeros más humildes. La legislación norteamericana había obligado al armador a instalar esas verjas para evitar la inmigración ilegal en el puerto de Nueva York.” (Majadas 2012)

En este breve análisis se puede evidenciar cómo las relaciones de poder inciden en las tasas de mortalidad de las personas a bordo del Titanic, se puede ver que hay una relación inversamente proporcional en cuanto a las clases sociales, es decir, que la tasa de mortalidad aumenta en la medida que clase social disminuye. Por otro lado, podemos apreciar que las relaciones de género también afectan las tasas de mortalidad, en este caso y en esta época en particular se daba el privilegio a las damas para subir a los botes salvavidas, sin embargo al combinar las variables de sexo y clase social una vez más observamos que entre más alta es la clase social es menor la incidencia de mortalidad.

A través de este ejemplo del Titanic, se demuestra que cuando se estudian perfiles epidemiológicos es imprescindible considerar las relaciones de poder dentro de la población (o la sociedad) estudiada, con la finalidad de poder comprender de mejor manera el comportamiento de la enfermedad, y a su vez establecer las estrategias integrales de intervención para controlar los factores que producen la enfermedad.

Bibliografía

 

Majadas, Miguel. Millonarios, una orquesta y una trágica profecía. 10 de Abril de 2012. http://www.elmundo.es/especiales/2012/internacional/titanic/curiosidades/ (último acceso: 15 de Marzo de 2016).

 

Samper Pizano, Daniel. Relatos del Titanic. 15 de Abril de 2012. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-11570741 (último acceso: 15 de Marzo de 2016).

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s