El Chismógrafo Sociocultural

Plató Mundo

Desde los 16 años, la relación que mantenía con la televisión nacional se comenzó a romper poco a poco. Decisión que tomé sin motivo alguno y se convirtió en una tarea difícil de cumplir en un principio, ya que en mi casa era casi un ritual ver televisión después, o durante, el almuerzo, horario donde pasaban los programas de farándula nacional –Llámese VCT-. Por concluyente, a pesar de ser una adolescente que se negaba a disfrutar de la tele, también caía en el juego de ver su programación mientras acompañaba a mi madre, profesora universitaria, a ver tele, y corregir sus exámenes); o a la señora que trabaja en mi casa, mi nana, mientras doblaba la ropa. Las dos se tomaban su receso en la tarde para disfrutar de la programación de dos a cuatro de la tarde.

Yo las veía y me preguntaba cómo una catedrática hasta la…

Ver la entrada original 446 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s